Consumo de cannabis en los adolescentes

 

consumo_de_cannabis_en_los_adolescentes

Antes y ahora del consumo de cannabis en la adolescencia
Se percibe una diferencia clara en el consumo de cannabis en los adolescentes de hoy en día, en los que el carácter lúdico que tenía antaño ya no es uno de los principales motivos. Ha dejado de ser un consumo ocasional para convertirse en un consumo habitual y masivo, donde la frecuencia y cantidad se disparan. No es extraño que el primer porro sea después de desayunar, antes de entrar en clase, y el segundo en el recreo. Se le ha perdido el respeto a la sustancia, banalizándola y clasificándola de inocua. Por ejemplo se hacen falsas comparaciones con el alcohol, definiendo a este como el único perjudicial. Hemos dejado de saber hasta qué punto, para el adolescente, supone su consumo, también, la afirmación de su persona y grupo de amigos, así como la rebeldía contra el mundo adulto.

Riesgos del consumo
De igual manera sabemos que si el consumo se instaura como habitual puede aparecer un cuadro de desmotivación, apatía, bajo rendimiento general, tendencia al aislamiento, personas evitativas que les cueste afrontar lo que les toca, uso del cannabis como escape o refugio, aumento de inseguridades y miedos, confusión mental, deterioro de las relaciones, dificultad en la toma de decisiones… En la adolescencia además el riesgo es mayor por estar el cerebro en construcción todavía, y las manifestaciones clínicas aumentan, pudiendo correlacionar con psicosis, neurosis, trastorno de personalidad…

Consumo y sociedad
Al igual que hablamos de familias adolescentes cuando existen hijos adolescentes quizá podríamos hablar también de una sociedad adolescente frente al creciente consumo de cannabis, al que no estamos sabiendo darle un enfoque adecuado, con descoordinación entre los propios adolescentes, sus familias, el sistema educativo, el sistema de salud y el sistema político. Quizá estemos dentro de un efecto péndulo, en el que venimos de una época dictatorial donde todo estaba prohibido, pasando, ahora que los hijos de entonces somos padres, a una época donde existe una permisividad excesiva. Quizá una legalización futura del consumo pudiese encontrar una coordinación más adecuada entre todos los implicados y lleguemos a un consumo más responsable.

Anuncios